Archivo de la categoría: Biblioteca

Palabras en el jardín olvidado

-No debes esperar que alguien venga a rescatarte -continuaba Madre, con mirada perdida-. Una niña que espera que la rescaten nunca se salvará así misma. Incluso aunque tenga los medios, descubrirá que le falta valor. No seas así, Eliza. Debes encontrar tu valor, aprender a rescatarte, no depender de nadie.

Kate Morton

Anuncios

Historias sobre imágenes

 

Cuanto de sugerente puede ser una imagen. Cuántas historias, cuanta fantasía puede aflorar a partir de ella. La mirada que el observador pone, la transforma, creando un nuevo espacio.

En este  “El libro de los libros” Quint Bucholz, ilustrador de cuentos y libros infantiles y juveniles, ofrece sus imágenes. En cada una de ellas la limpieza en sus líneas, la sencillez de sus trazos, la evocación a través de elementos sorpresivos… hacen que una tras otra se claven en la retina, no dejándote indiferente.

…La pluma que se sustenta sobre el frío cristal, manteniendo un equilibrio imposible en el borde de un vaso. El hombre que observa impávido, sobre una columna de libros en plena ciudad… Inevitable no cuestionarse su significado, o dejarse llevar por esa historia que observamos. Un segundo, un instante que conmueve, que golpea tu mente, removiendo los cimientos de tu imaginación.

Cuarenta y seis escritores y escritoras, entre ellos Javier Marías, Ana María Matute, Carmen Martín Gaite, Milan Kundera, Jostein Gaardner, Amoz oz, Susan Sontag… recrean toda suerte de historias al hilo de cada una de ellas.

        La propia ausencia

 Ahora, cuando he contemplado mi ausencia, sobrevolando y alejándome, como globo errante, de todo aquello que fui, de todo aquello que creía -o quizá sabía- lo más hondo y verdadero de mi vida.

Ahora, ahí está una silla sin nadie, apoyada en el borde de una mesa sin mí. Es el gesto de una infinita desolación, de un espacio vaciado de su contenido natural, como ese vaso boca abajo, negándose a recibir, a contener, a calmar una sed.

Recuerdo una máquina enfundada, el silencio ocupando el lugar de las palabras. Lo recuerdo muy bien; era el día en que contemplé mi ausencia. Lo sé ahora, porque he regresado, ahora, cuando lenta y minuciosamente he ido restituyendo a su lugar lo que creí perdido. Objetos, muebles, y ese vaso, ahora boca arriba, esperando llenarse de sed viva y estremecida. Ahora contemplo lo que fue, ante mis ojos, mi propia ausencia.

                                                       Ana María Matute

 

Libro:    El Libro de los Libros. Historias sobre imágenes.

Autor:    Quint Buchholz

Editorial: Lumen

                            


Martes con mi viejo profesor

Son de esos libros que permanecen en la piel y la retina del que lo lee. Cómo quedarte indiferente ante tanta  franqueza, ante tanta sinceridad.

Pensamos  que estamos libres de todo mal  porque somos jóvenes y tenemos toda la vida por delante. No hay edad, ni raza, ni sexo. Nuestros genes nos marcan y hay que saber asumir con serenidad y templanza cuando la sombra se aproxima a nuestro alrededor. La sombra de una enfermedad puede llegar a ser nefasta o simplemente una manera de reconciliarte con la vida, con el mundo, con uno mismo.

Historia conmovedora entre un alumno y su antiguo profesor. Tras veinte años vuelven a retomar sus encuentros semanales. Con una pequeña diferencia, mientras el alumno es un hombre de éxito;  el profesor, es un hombre lleno de plenitud, sencillo y comprometido; un hombre amante del baile, que es arrastrado a la crudeza de un inevitable retroceso.

Esos martes se convierten en un intercambio de emociones, de silencios comprendidos, de ayuda mutua. 

 Acepta el pasado como pasado, sin negarlo ni descartarlo.

Aprende a perdonarte a tí mismo y a perdonar a los demás.

No des por supuesto que es demasiado tarde para comprometerte.

Frases como estas golpean nuestra mente a medida que vamos  avanzando página a página en cada uno de esos encuentros. Escuchas atentamente cada palabra,  observas cada gesto, cada mirada desde ese rincón de lector… te adentras en el despacho y desde su sillón miras por su ventana el transcurrir de la vida. Escuchas como si estuvieras presente y formaras parte de cada conversación. Sonries y entristeces, con un nudo en la garganta  y serenamente dejas el libro, deseando volver a retomarlo. Y bajas la ventana sabiendo que ya no podrás volver a escuchar sus palabras de sosiego. Cruzas la soleada habitación dejando atrás el mullido sillón de piel.


84, Charing Cross Road

Atraviesan tus poros dejándote esa sensación que no olvidas. Puede pasar el tiempo, que tu memoria intente hacer de las suyas… pero hay libros que permanecen, historias, personajes que toman cuerpo. Su aroma se impregna en cada uno de tus poros, dejándote una huella defícil de borrar.

Recuerdo esa agradable sensación la primera vez que la leí. Tengo una predilección especial por todo lo que tenga que ver con libros, librerías y bibliotecas… Pero cuando además hay una historia entrañable de fondo, entonces el motivo para volverla a retomar es sobrado.

Esta lectura nos invita a adentrarnos en una historia de amistad en la distancia y en el tiempo.

Sí, nos encontramos en 1949, una joven escritora desconocida, amante de los libros antiguos, desde la cosmopolita ciudad de New York se pone en contacto con una librería de antiguo en el 84 de Charing Cross Road en la abigarrada y formal ciudad de Londres. Por aquel entonces, dedicada a la traducción, su pasión por los libros y la limitación en encontrar los ejemplares que desea, le hace entablar una maravillosa amistad con los empleados de esta librería. Empleados que almacenan, canalizan, venden y miman un sin fin de libros agotados.

Una colección de cartas en las que te vas adentrando tibiamente, paso a paso… familiarizándote con cada uno de los personajes, como si formaran parte de tu entorno. Como hilos que se van entrelazando, esas cartas inicialmente formales y directas se van transformando en un generoso intercambio de emociones y vivencias que te atrapan. Veinte años en la vida de unos extraños, con el mar como barrera, y la letra impresa como puente.

Si os gusta el cine, encontraréis esta obra protagonizada por Anne Bancroft y Anthony Hopkins, en los personajes de Helene Hanff y Frank Doel.

Título:     84, Charing Cross Road         

 Autor/a:     Helene Hanff         

Editorial:   Anagrama